Repensemos nuestro futuro energético

Lunes, 5 Enero, 2015 - 09:46


BID

En América Latina y el Caribe, tanto el crecimiento poblacional estimado como las expectativas de mejora de la calidad de la vida constituyen la base de proyecciones de un crecimiento anual del 3% durante las próximas décadas. Esto implica que la región necesitará duplicar la capacidad instalada de generación eléctrica hasta alcanzar cerca de 600 GW hacia 2050, a un costo cercano a los US$430 mil millones. Si bien esto implica un desafío, también ofrece una oportunidad para que la región redefina su modelo energético.

ALC ya cuenta con un sector eléctrico bajo en carbono, el cual se encuentra anclado en un recurso hidrológico sustancial. Sin embargo, la demanda esperada de energía requerirá realizar ampliaciones significativas a la matriz energética existente. Afortunadamente, la región tiene la capacidad de producir cerca de 78 PWh a partir de energía solar, eólica, marina, geotérmica y de biomasa. La capacidad pico nominal correspondiente a esta generación es de aproximadamente de 34 TW (la capacidad instalada eléctrica mundial es de 5 TW), muy superior a cualquier demanda esperada. El costo de uso de estas Tecnologías de Energías Renovables No Convencionales TERNCTERNC) se está reduciendo y en algunos casos ya son competitivas con los combustibles fósiles.

Estos recursos representan opciones cuyas emisiones de carbono son cercanas a cero. Asimismo constituyen recursos energéticos propios y sin fecha de vencimiento, los cuales además proporcionan varios beneficios sociales como seguridad energética, resiliencia climática, mejoras ambientales locales, creación de empleos domésticos y una reducción en los gastos por combustibles fósiles, entre otros. Según un estimado, el valor de estos beneficios sociales podría ascender a US$50 por cada MWh suministrado, lo cual ubica a varias de estas alternativas en posiciones altamente competitivas.

Aunque se supone que, en lo fundamental, las reglas que aplican al sector eléctrico en ALC y en el mundo son en general son “tecnológicamente neutras”, lo cierto es que se moldearon a la medida de las tecnologías convencionales de generación eléctrica y por lo tanto muestran sesgos intrínsecos contra la energía renovable. Las TERNC difieren de la generación convencional en sus estructuras de costos, en los flujos de ganancias y costos, así como en los perfiles de generación, distribución geográfica y en la amplia variedad de beneficios sociales que producen. Por lo tanto, el escalamiento de estas TERNC requerirá la reformulación del marco regulatorio.

Con el fin de acomodar tales diferencias, los países pueden implementar mecanismos para compensar los sesgos actuales, o bien reformar el marco regulatorio e institucional del mercado de la electricidad de manera que se convierta en un campo de juego verdaderamente nivelado, en especial en lo que se refiere a acomodar generación variable y a desarrollar mecanismos de precios. Las políticas públicas desempeñan un papel importante cuando se trata de reducir los riesgos asociados con las TERNC y de aumentar el potencial de rentabilidad de tales inversiones. Los países y regiones que tomen la delantera en desarrollar estas nuevas fuentes de energía lograrán una obvia ventaja en uno de los sectores de más rápido crecimiento en el mundo, lo cual les permitirá aprovechar plenamente el crecimiento económico y la generación de empleo que de allí se deriven.

Lea la publicación aquí

BID

In Latin America, as a result of population growth combined with improvements in quality of life, a 3% annual growth in economic output is expected during the foreseeable future. This will require the region to almost double its installed power capacity to about 600 GW by 2030, at a cost of close to 430 billion dollars, 3 posing a challenge but also an opportunity to redefine the energy model for the region.
LAC already has a low carbon power sector, anchored through a substantial hydrological resource. However, the anticipated energy demand will require major additions to the existing power matrix.

Fortunately, the region could produce over 78 PWh4 from solar, wind, marine, geothermal and biomass energy. The corresponding nominal peak capacity would be about 34 TW5 (world installed capacity is 5 TW) well above any foreseeable demand. The cost of use of these Non-Traditional Renewable EnergyTechnologies (NRETs) is falling and in some cases is already competitive with fossil alternatives.

These resources constitute a near zero carbon option. They also constitute an indigenous energy resource without an expiration date and with substantial societal benefits, 6 including energy security, resilience, local environmental benefits, domestic job creation, and improved balance of payments, amongst others. According to one estimate, the value of these societal benefits could amount to about $50 per MWh delivered which, if considered, places many of these options in a very competitive position.

By and large, the rules of the power sector in LAC and elsewhere, despite being in theory “technologyblind”, were tailor-made to suit conventional power generation technologies, and have therefore intrinsic biases against renewable energy. NRETs differ from conventional generation in their cost structures, revenue and costs stream, generation profiles, geographical distribution, and the wider range of societal benefits they deliver. Therefore, scaling up NRETs will require a recasting of this framework.

In order to accommodate these differences, countries can implement mechanisms to compensate for the current biases, or reform the electricity market regulatory and institutional framework so that they provide a truly level playing field, especially by accommodating variable generation and by developing new pricing mechanisms. Public policies have an important role to reduce risks associated with NRETs and increase the profit potential of these investments. Countries and regions that take the lead in developing these new energy sources will have first-mover advantage in one of the world’s fastest growing economic sectors—reaping the economic growth and job creation that will flow from it.

Read more here

.

Más información:
http://www.cop20.pe/ck/repensemos-nuestro-futuro-energetico/

 

 

Noticias MINAM

MINAM participa en espacio de diálogo para promover políticas públicas en beneficio del ambiente y los ciudadanos

Lima, 24 de abril de 2017.- El Viceministro de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Ministerio del Ambiente, Fernando León, participó en el lanzamiento del Caucus Conservacionista peruano, un espacio de discusión para el fomento y la promoción de políticas para el desarrollo sostenible y la conservación del capital natural, constituido por la Comisión


MINAM: Los negocios verdes ponen en relieve la conservación y el uso sostenible de los recursos naturales

Lima, 21 de abril de 2017.- La puesta en valor de la biodiversidad constituye una gran oportunidad para el sector privado en el Perú, a través del desarrollo de productos y servicios basados en el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales. La tendencia global, los compromisos internacionales como el Acuerdo de París y las acciones


Ministerio del Ambiente participó en la carrera NatGeo por el Día de la Tierra

Lima, 23 de abril de 2017.- Por tercer año consecutivo, se realizó la carrera NatGeo por el Día de la Tierra, en la que participó la ministra del Ambiente, Elsa Galarza, y los viceministros de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales, Fernando León, y de Gestión Ambiental, Marcos Alegre. Esta carrera tiene por objetivo concientizar


En San Juan de Lurigancho: MINAM realizó jornada de limpieza por el Día de la Tierra

Lima, 22 de abril de 2017.- En el marco de la celebración del Día Internacional de la Tierra, el Ministerio del Ambiente (MINAM) realizó una jornada de limpieza en el Asentamiento Humano Villa Campoy, en San Juan de Lurigancho, y efectuó una ceremonia de agradecimiento a la Madre Tierra, con el objetivo de promover una