¿ Por qué invertir en el desarrollo sostenible de las montañas?

Lunes, 29 Septiembre, 2014 - 11:50


carátula 2FAO

Las montañas cubren aproximadamente una cuarta parte de la superficie del planeta y en ellas vive el 12 por ciento de la población humana. Existen montañas en todos los continentes, y entre ellas hay cordilleras impresionantes como la del Himalaya, los Andes, los Alpes y las Rocallosas, y otras zonas montañosas menos conocidas como los montes Elburz en la República Islámica del Irán, los Cairngorms de Escocia y el macizo orográfico de Fouta Djallon en África occidental.

Las montañas se caracterizan por una enorme diversidad mundial: desde los bosques húmedos tropicales hasta los hielos perennes y la nieve; desde climas con más de 12 m de precipitación anual hasta desiertos de gran altitud, y desde el nivel del mar hasta elevaciones de casi 9 000 m de altura. Las montañas son ecosistemas complejos y frágiles de acentuada topografía, condiciones climáticas muy diferenciadas y procesos verticales. Son las torres de agua del mundo —proporcionan agua dulce por lo menos a la mitad de la población del planeta para uso doméstico, irrigación, la industria y la generación de energía hidroeléctrica— y acogen una gran biodiversidad. Sin embargo, las montañas también son entornos de alto riesgo: los aludes, deslizamientos de tierra, erupciones volcánicas, terremotos y desbordamientos de los lagos glaciales representan una amenaza para la vida en las regiones de montaña y sus alrededores, mientras que los suelos frágiles y la cubierta vegetal de las zonas montañosas son vulnerables a la degradación ambiental.

Las montañas desempeñan un papel importante porque repercuten en los climas mundiales y regionales y en las condiciones meteorológicas. Al interceptar la circulación mundial del aire producen un efecto decisivo en los vientos y en las pautas de la precipitación y las temperaturas.

Los climas de las zonas montañosas varían considerablemente de año en año, entre temporadas y día a día, a diferentes alturas y en las laderas con diferente exposición. Los sistemas tradicionales de uso del suelo utilizan estas pequeñas variaciones, y los habitantes de las montañas han elaborado refinadas técnicas agropecuarias, forestales y de aprovechamiento del agua que se adaptan a la vida en las laderas escarpadas y a condiciones duras e imprevisibles.

En muchas zonas de montaña los recursos naturales son limitados. Los habitantes de las montañas les sacan el máximo provecho, por ejemplo, cultivan plantas que requieren mucho sol en las laderas más cálidas y trasladan el ganado a pastar en el período más intenso del verano hacia los pastizales más altos, después de haberse derretido la nieve. Los sistemas tradicionales de uso de las tierras, diversificados y bien adaptados, protegen el suelo de la erosión, conservan el agua y mantienen una rica biodiversidad.

La población de las montañas — que se encuentra entre las más pobres del mundo y que es una de las que más hambre sufre— es decisiva para el mantenimiento de los ecosistemas de montaña y de su función relacionada con el suministro de servicios ambientales a las comunidades de río abajo. Es necesario que las comunidades de montaña se habiliten y que sus medios de subsistencia mejoren para poder asumir la responsabilidad de la conservación de los recursos naturales y cumplir con su función de administradoras de las zonas montañosas.

A pesar de la evidente importancia de las zonas de montaña, el desarrollo sostenible de las mismas no recibe la atención y la prioridad que merece. Invertir en el desarrollo sostenible de las montañas es una prioridad mundial para hacer frente a los desafíos de hoy; y va mucho más allá de las cuestiones monetarias para abarcar una mayor atención y el apoyo de todos los aspectos relacionados con la ecología y la sociedad de las zonas montañosas.

Lea la publicación: http://www.fao.org/docrep/016/i2370s/i2370s00.pdf

carátula 2FAO

Mountains cover approximately one-quarter of the world’s surface and are home to 12 percent of the human population. They can be found on every continent and include impressive ranges such as the Himalayas, the Andes, the Alps and the Rockies, and less well-known highlands such as the Elburz Mountains in the Islamic Republic of Iran, the Cairngorms in Scotland and the Fouta Djallon Highlands in West Africa. Mountains are characterized by massive global diversity –from tropical rain forests to permanent ice and snow, from climates with more than 12 m of annual precipitation to high-altitude deserts, and from sea level to almost 9 000 m in altitude.

Mountains are complex and fragile ecosystems with marked topography, highly differentiated climatic conditions and vertical processes. They are the water towers of the world – providing freshwater to at least half of the world’s people for domestic use, irrigation, industry and hydropower – and storehouses of global biodiversity. However, mountains are also high-risk environments; avalanches, landslides, volcanic eruptions, earthquakes and glacial lake outburst f loods threaten life in mountain regions and surrounding areas, while fragile soils and vegetation cover make mountain areas vulnerable to environmental degradation.

Mountains play an important role in influencing global and regional climates and weather conditions. By intercepting the global circulation of air, they have a decisive effect on wind, precipitation and temperature patterns.

Mountain climates vary considerably – from year to year, season to season and day to day, at different altitudes and on slopes with different exposures. Traditional land-use systems utilize these small-scale variations, and mountain people have developed sophisticated techniques for farming, livestock breeding, forestry and water use that are adapted to life on steep slopes and in harsh, unpredictable conditions.

In many mountain areas resources are limited. Mountain dwellers make the most of them by, for example, growing sun-loving plants on the warmest slopes and moving livestock to graze on high summer pastures after the snow has melted. Diversified and well-adapted traditional land-use systems protect the soil from erosion, conserve water and maintain a rich biodiversity.

Mountain people, who are among the world’s poorest and hungriest, are key to maintaining mountain ecosystems and their role in providing environmental services to downstream communities. Mountain communities need to be empowered and their livelihoods improved, to enable them to take responsibility for the preservation of natural resources and to fulfil their role as mountain stewards.

In spite of the obvious importance of mountain areas, sustainable mountain development does not receive the attention and priority it deserves. Investing in sustainable mountain development is a global priority for addressing the current challenges. It reaches far beyond monetary terms to embrace increased attention to and support in all aspects of mountain ecology and society.

Read more: http://www.fao.org/docrep/015/i2370e/i2370e.pdf

.

Más información:
http://www.cop20.pe/ck/por-que-invertir-en-el-desarrollo-sostenible-de-las-montanas/

 

 

Noticias MINAM

Se recogen cerca de 4 toneladas de residuos sólidos del fondo marino de la Bahía de Ancón

Lima, 29 de abril de 2017.- Más de 3.5 toneladas de basura fueron extraídas del fondo marino de la Bahía de Ancón por buzos integrantes de la Asociación de Marisqueros, en la jornada de limpieza organizada por la Asociación de Pescadores Artesanales de Ancón (APESCAA), con apoyo del Ministerio del Ambiente (MINAM) y el Ministerio


MINAM aprobó nuevo ROF creando la Dirección General de Residuos Sólidos

Lima, 29 de abril de 2017.- Mediante Decreto Supremo N° 002- 2017-MINAM, el Ministerio del Ambiente (MINAM) aprobó el nuevo Reglamento de Organización y Funciones (ROF) que establece una moderna estructura organizacional de trabajo, acorde con los desafíos ambientales. Uno de los aspectos más resaltantes es la creación de la Dirección General de Residuos Sólidos,


MINAM realizó Jornada de Limpieza en el distrito El Porvenir, en Trujillo

Lima, 28 de abril de 2017.- Más de 200 jóvenes voluntarios de Trujillo, efectivos del Ejército del Perú, vecinos del distrito de El Porvenir, participaron hoy de la Jornada de Limpieza llevada a cabo por el Ministerio del Ambiente y la Municipalidad Distrital de El Porvenir, que permitió la remoción de residuos sólidos y escombros dejados


Gobierno Alemán dona 10 Millones de Euros para reforzar Conservación de Áreas Protegidas Marinas Peruanas

Lima, 25 de abril de 2017.- Promoviendo una gestión efectiva de las áreas protegidas del Perú, el Ministerio del Ambiente suscribió hoy el contrato de aporte financiero por 10.00 millones de euros para la implementación de la Tercera Fase del Programa de Áreas Naturales Protegidas (PAN III) del Proyecto para la Conservación de las Áreas