La primera generación que entiende la gravedad del cambio climático, es la última generación que puede hacer algo al respecto

Martes, 30 Diciembre, 2014 - 17:21


Climate Talks habló con Mary Robinson, Presidenta de la Fundación Mary Robinson - Justicia Climática y ex Presidenta de Irlanda, sobre justicia climática y la necesidad de incluir los temas de derechos humanos y género en la agenda de cambio climático.

Cambio climático, un tema de justicia

“El cambio climático es por lejos un tema de justicia, y pienso que cada vez más nos estamos dando cuenta de ello. En primer lugar, todos los impactos del cambio climático los sienten en mayor medida los países y las comunidades más pobres, que son las menos responsables de la emisión de gases de efecto invernadero. Ellos no conducen autos, no usan calefacción central, no son los que han generado el problema, pero son los que más lo sufren”, mencionó.

La Fundación Mary Robinson cree que un acuerdo climático equitativo crea un balance equitativo, en términos de compartir la carga y los beneficios de la estabilización climática.

La señora Robinson señaló que la justicia climática tiene que ver con priorizar a los países más pobres en las soluciones que demos al cambio climático y garantizar que dichos países tengan acceso a energía limpia, cocinas mejoradas, luz en sus hogares, e incluso involucrar sistemas locales de protección social, para que aproximadamente 3 billones de personas en el mundo puedan acceder a energía limpia, mientras el mundo se aleja de los combustibles fósiles.

“Estamos muy seguros ahora… que no tenemos tiempo que perder en nuestro camino hacia la ‘emisión cero’, esperemos que para el 2050. De esta manera seremos capaces de estabilizarnos en 2 grados C, tal vez incluso nos acerquemos más a 1.5 grados. Y necesitamos hacerlo de una manera climáticamente justa, una manera justa que ubique a las personas en el centro.”

Iniciativas de Justicia Climática

La señora Robinson mencionó que existen varios proyectos alentadores actualmente. La Fundación ha llevado a cabo una investigación en el uso de financiamiento climático en 5 países. Por ejemplo, Guyana ha hecho un muy buen trabajo en la conservación de sus bosques y será neutral en carbono en la década del 2020.

“Hay un proyecto maravilloso sobre silvicultura en manglares, en el que la comunidad solicitó la priorización de madres solteras. Las mujeres se convirtieron en las líderes de un centro de producción forestal de manglares, que dio lugar a un centro especial de artesanía y otros tipos de actividades… Necesitamos más ejemplos como éste, en los que muchas veces son las mujeres las que lideren a nivel local.”

Igualdad de Género

Históricamente, la política climática no ha abordado las diferentes formas en las que el cambio climático afecta a hombres y mujeres. Los impactos del cambio climático en la seguridad alimentaria y nutricional están exacerbando las vulnerabilidades y desigualdades existentes en el acceso a recursos, especialmente para las mujeres que son las principales responsables de la producción de alimentos y la alimentación de sus familias.

“Son las mujeres las que tienen que llevar la comida a la mesa, ellas tienen que ir más lejos para conseguir leña o agua, y por lo tanto necesitamos que se escuchen sus voces” y que sean tomadas en cuenta en el debate del cambio climático, apuntó.

La Fundación está trabajando para contribuir al desarrollo de políticas climáticas informadas en cuestiones de género. La Fundación apunta al fortalecimiento de referencias de género y la igualdad de género, así como al liderazgo de las mujeres en la política internacional para facilitar acciones que tomen más en cuenta las cuestiones de género en el terreno, no sólo como un tema de derechos humanos, sino también como un tema pragmático.

“Mi fundación resalta fuertemente la necesidad de incluir la igualdad de género por escrito en los principios rectores del nuevo acuerdo de Paris. Y necesitamos construir sobre la base del lenguaje que desarrollamos en Cancún; que dice que todas las acciones climáticas deben respetar, proteger y cumplir todos los derechos humanos. Porque ahí es donde nos encontramos ahora, estamos en una etapa en la que el cambio climático está socavando y afectando adversamente los derechos humanos y se puede poner mucho peor, hasta el extremo de volverse catastrófico. Esto es grave.”

La gente en el centro

La Sra. Robinson señaló que de muchas formas las COPs han tratado sobre negociadores que principalmente tienen antecedentes científicos y ambientales. Y es crucial que nos demos cuenta que este problema tiene que ver con la gente, con la política, con los negocios y el desarrollo. No deberíamos confiar únicamente en que los negociadores presenten los acuerdos, para lograr un cambio necesitamos asociaciones más amplias entre empresas y la sociedad civil en lo que se refiere al precio del carbono, agricultura inteligente, etc. “La cumbre climática fue de gran ayuda. La marcha en NY y todos los eventos en el mundo le recuerdan a la gente que necesitamos acción sobre el clima y la necesitamos teniendo a la gente en el centro.” Conseguir una economía de cero carbono lo más rápido posible, es en definitiva el interés de todos los países.

“ Me alegra, que aquí en Lima, haya un sentido de que se trata de las personas. Se trata que las personas estén informadas, que sean conscientes.”

Una amiga de la señora Robinson, Ursula Ravoka, está mudando a 2700 personas de sus hogares ancestrales en las Islas Carteret a Papúa Nueva Guinea. Estas islas están siendo inundadas por un océano que crece erosionando las costas. El cambio climático pone en riesgo a billones de personas, que tendrán que mudarse de sus hogares debido a las inundaciones, desertificación y otros problemas.

El cambio climático también se trata de “justicia intergeneracional, porque no estamos usando los recursos del mundo de manera sostenible y por lo tanto nuestros hijos y nietos están frente a una catástrofe potencial.”

El legado de la COP20

La señora Robinson mencionó que Lima es crucial para la preparación de la COP21, y que es importante que el lenguaje de los derechos humanos y el de género sean incluidos en el borrador del acuerdo para Paris 2015. Asimismo, se refirió a la necesidad de claridad en las contribuciones nacionales de cada país.

“Me gustaría ver una mayor urgencia en esta etapa… existe el impulso pero no hay urgencia. Realmente, siento que es importante que reconozcamos que somos la última generación que puede hacer algo respecto al cambio climático; la primera generación en entender lo grave que es, y la última que puede hacer algo al respecto”, resaltó.

Climate Talks spoke with Mary Robinson, President of the Mary Robinson Foundation - Climate Justice, and former President of Ireland about climate justice and the need to include human rights and gender in the climate change agenda.

Climate change a justice issue

“Climate change is very much a justice issue, and I think we are realizing that more and more. First of all, the impacts of climate change are felt most by the poorest countries and communities who are the least responsible for greenhouse gas emissions. They don’t drive cars, they don’t use central heating, they don’t make the problem, but they suffer most from the problem”, she stated.

The Mary Robinson Foundation believes that an equitable international climate deal balances equity in terms of sharing both the burden and benefits of climate stabilization with enhanced levels of ambition on what we can accomplish.

Ms. Robinson pointed out that climate justice involves prioritizing the poorest countries in the solutions we give to climate change and ensuring that these countries have access to clean energy, clean cook stoves, lights on their homes, and even involve local social protection systems in order to reach some 3 billion people worldwide with clean energy, as the world moves away from fossil fuels.

“We are very clear now… that we don’t have any time to waste in getting to zero carbon emissions, hopefully by 2050, because then we’ll be able to stabilize at 2 degrees C, maybe even closer to 1.5 degrees. And we need to do it the climate justice way, a fair way that puts people at the center.”

Climate Justice Initiatives

Ms. Robinson mentioned that there are number of projects now which are very encouraging. The Foundation has conducted research into the use of climate finance in 5 countries. For example, Guyana has done a very good work on conserving its forest and will be going carbon neutral in the 2020s.

 “There is a wonderful project about mangrove forestry, where the community asked to prioritize single mothers with children. Women became the leaders of a mangrove forest production center, which lead to a special craft center and other kinds of activities… We need more of these examples, where very often are women who are leading at local level.”

Gender Equality

Historically, climate policy has not addressed the differing ways in which climate change affects men and women. Climate change impacts on food and nutritional security are exacerbating existing vulnerabilities and inequalities in resource access, especially for women who are primarily responsible for food production and for feeding families.

“It is the women who has to put food in the table, she has to go further for the firewood or to get water, and therefore we need women voices” to be heard and taken into account in the climate change debate, she stated.

The Foundation is working to contribute to the development of gender-informed climate policy. The Foundation aims to strengthen references to gender and gender equality and women’s leadership in international policy in order to facilitate more gender-responsive action on the ground, not only as a human rights issue, but as a pragmatical issues as well.

“My foundation is very strong on the need to have gender equality written on the guiding principles of the new agreement in Paris. And we need to build based on the language we developed in Cancun; that all climate actions should respect, protected and fulfill all human rights. Because that is where we are now, we are at stage where climate change is deeply undermining and adversely affecting human rights and it could get a lot worst, to a degree that could be catastrophic. That is serious.”

People at the center

Ms. Robinson stated that in many ways the COPs have been about negotiators mainly from scientific and environmental backgrounds. And it is crucial to realize that this issue is about people, about politics, about business and about development. We shouldn’t rely only on the negotiators to bring forward the agreements, we need wider partnerships for change between businesses and civil society on carbon pricing, smart agriculture. “The Climate Summit was a great help. The march in NY and all the events around the world, remind people that we need action on climate and we need it in a way that is very people centered.” It’s ultimately in every country’s interest to get to a zero carbon economy as quickly as possible.

“Here in Lima, I’m glad that there is a sense that it’s about people. It’s about people being informed, being aware.”

A friend of Ms. Robinson, Ursula Ravoka, is moving 2700 people from her ancestral homes in the Carteret Islands, which are being engulfed by the rising oceans and eroding shores, to Papua New Guinea, where they negotiated for land. Climate change puts billions of people at risk, who will have to move from their homes due to floding, desertification, and other issues.

Climate change is also “about intergenerational justice, because we are not using the world’s resources in a way that is sustainable and therefore our children and grandchildren are facing a potential catastrophe.”

COP20 legacy

Ms. Robinson mentioned that Lima is crucial in preparation for COP21, and that is important that human rights and gender languages are included in the draft text for Paris 2015. As well as the need of clarity on the intended national contributions that every country will make.

“I would like to see more urgency at this stage… there is momentum but lack of urgency. I really feel that it is important that we recognize that we are the last generation to be able to do something about climate change; the first generation to understand how serious it is, and the last generation that can do something about it”, she emphasized.

.

Más información:
http://www.cop20.pe/ck/english-the-first-generation-to-understand-how-serious-climate-change-is-the-last-generation-that-can-do-something-about-it/

 

 

Noticias MINAM

MINAM participa en espacio de diálogo para promover políticas públicas en beneficio del ambiente y los ciudadanos

Lima, 24 de abril de 2017.- El Viceministro de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Ministerio del Ambiente, Fernando León, participó en el lanzamiento del Caucus Conservacionista peruano, un espacio de discusión para el fomento y la promoción de políticas para el desarrollo sostenible y la conservación del capital natural, constituido por la Comisión


MINAM: Los negocios verdes ponen en relieve la conservación y el uso sostenible de los recursos naturales

Lima, 21 de abril de 2017.- La puesta en valor de la biodiversidad constituye una gran oportunidad para el sector privado en el Perú, a través del desarrollo de productos y servicios basados en el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales. La tendencia global, los compromisos internacionales como el Acuerdo de París y las acciones


Ministerio del Ambiente participó en la carrera NatGeo por el Día de la Tierra

Lima, 23 de abril de 2017.- Por tercer año consecutivo, se realizó la carrera NatGeo por el Día de la Tierra, en la que participó la ministra del Ambiente, Elsa Galarza, y los viceministros de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales, Fernando León, y de Gestión Ambiental, Marcos Alegre. Esta carrera tiene por objetivo concientizar


En San Juan de Lurigancho: MINAM realizó jornada de limpieza por el Día de la Tierra

Lima, 22 de abril de 2017.- En el marco de la celebración del Día Internacional de la Tierra, el Ministerio del Ambiente (MINAM) realizó una jornada de limpieza en el Asentamiento Humano Villa Campoy, en San Juan de Lurigancho, y efectuó una ceremonia de agradecimiento a la Madre Tierra, con el objetivo de promover una