Perú: Ministro del Ambiente y la Cumbre Climática COP20

Lunes, 26 Mayo, 2014 - 03:50


COP20 climate

La próxima cumbre climática de la ONU, que tendrá lugar en América Latina, específicamente en Lima, Perú, ya se vislumbra en el horizonte (1 al 12 de diciembre). Es el último paso para la cumbre 2015, potencialmente crucial, a realizarse en París, Francia, donde se espera que surja un nuevo acuerdo climático  internacional que reemplace al Protocolo de Kioto adoptado en 1997.

En el periodo previo a la cumbre de Perú, la 20° sesión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP20), SciDev.Net conversa con el ministro del ambiente de ese país, Manuel Pulgar-Vidal, sobre la reunión y el papel de la ciencia y tecnología en el abordaje del cambio climático.

¿Cuáles serán los temas de más difícil consenso en la COP 20?

Creo que los mismos que se mantienen desde la COP 15 de Copenhague en 2009. Tienen que ver con los principios de ‘responsabilidades comunes pero diferenciadas’, financiamiento, obligaciones legales de los países, transferencia de tecnología y mecanismos internacionales para pérdidas y daños. Es interesante ver la recurrencia en los mismos temas, conforme nos vamos acercando al final de la extensión que se dio al ‘período de compromiso’ para contar con un nuevo acuerdo climático. Por ello, de hecho, se necesita una respuesta creativa.

Pero ¿subsisten elementos de polarización?

Los hay, por cierto, pero también es importante ver la discusión en su conjunto, de manera integral: los temas de financiamiento se vinculan con mitigación; la mitigación se vincula con temas de transferencia tecnológica, con bosques. El financiamiento igualmente está vinculado con adaptación; la adaptación se vincula a los estados más vulnerables, como los pequeños estados insulares. Todo está conectado. Si se ve la negociación como ventanas que no se cruzan, fracasamos. Es importante ver cómo se integran todos los escenarios para ir obteniendo una mayor atmósfera de confianza que genere el entendimiento.

¿Usted es optimista sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo?

Creo que el sentido de urgencia por lograr un acuerdo climático vinculante nos va a hacer alcanzarlo. Pero sí soy claro que va a tener características especiales: Kioto no va repetirse, ¡eso es una realidad! El mundo ha cambiado y aunque hay principios que se mantienen, como el de responsabilidades comunes pero diferenciadas, no significa que algún país puede exonerarse de cumplir con sus obligaciones.

¿Cómo lograr que los países desarrollados, especialmente EE.UU. y Japón, asuman metas vinculantes con la reducción de emisiones?

Si llegamos a un nivel de entendimiento de que todos tenemos que contribuir, de una u otra forma, a la reducción de gases de efecto invernadero para contribuir a evitar consecuencias futuras, lo podemos lograr.

Bajo el sistema de compromiso y revisión adoptado desde la COP15 en Copenhague, se eliminó a la ciencia como guía de los objetivos nacionales de emisiones y se dejó que cada país sugiriera sus objetivos de mitigación. Ello ¿no impedirá un acuerdo significativo para el 2015?

Yo no creo que hubo divorcio de la ciencia. Creo que dentro de la complejidad de lograr que las partes se pusieran de acuerdo hubo que tomar una decisión orientada a que el convenio y las COP no perdieran vigencia.

En la COP 15, se supuso que el proceso para lograr un nuevo acuerdo había muerto y que el proceso de gobernanza climática —es decir todos los países del mundo participando en el nuevo acuerdo— había fenecido. La COP 16 de Cancún, México, tuvo la virtud de resucitar el proceso, pero para que fuera exitoso a largo plazo había que tomar una decisión en torno al Protocolo de Kioto, que concluía en 2012. Y era obvio que no se iba a obtener de inmediato un acuerdo. Lo que se va logrando en las siguientes COP es un reconocimiento de que este proceso tomaría un poco más de tiempo. Y era evidente que un nuevo acuerdo no se iba a lograr de inmediato. Lo que se va logrando en las siguientes COP es el reconocimiento de que este proceso tomaría un poco más de tiempo. Esto también significaba tener un nuevo acuerdo climático no más allá del 2015, que entrará en vigencia en 2020.

La gran pregunta era ¿qué hacer entre 2012 y 2020? Por eso se dio un nuevo periodo de compromiso al Protocolo de Kioto. Por tanto, creo que la idea no fue dejar a la ciencia de lado sino simplemente reconocer que este proceso tenía que mantenerse vigente y debíamos establecer un periodo de transición donde las reglas quedaron relativizadas para facilitar un nuevo entendimiento. Pero la ciencia está muy presente y lo va a seguir estando cuando empecemos a verificar los niveles de cumplimiento del nuevo acuerdo.

¿Cree que la comunidad científica debería ejercer más presión ante los gobiernos en cuanto a la reducción de emisiones?

La comunidad científica juega un rol central a nivel nacional y global para determinar distintos pronósticos sobre las consecuencias y las medidas que debemos adoptar para prever, enfrentar y minimizar las consecuencias del cambio climático.

La información científica es fundamental para entender el futuro que se nos viene. La lógica de construir economías o actividades económicas resilientes al cambio climático tiene que ver mucho con la ciencia. Y creo que la ciencia también juega un rol fundamental en la difusión de la información… en determinar cómo prepararnos y obviamente en la llegada a los decisores de políticas.

La innovación tecnológica jugará un papel clave en la lucha contra el cambio climático. ¿Qué compromisos debería asumir en este campo la comunidad internacional? 

Creo que la innovación tecnológica es la que nos va a permitir enfrentar mejor nuestras obligaciones de mitigación y mejorar nuestra capacidad de adaptación. El gran reto actual es la generación de energía vinculada a fuentes alternativas, renovables y no convencionales. Todo eso está muy vinculado a la tecnología. Y precisamente uno de los temas de debate en la COP es la transferencia tecnológica y la construcción de capacidades.

Y allí se está discutiendo el rol de los países desarrollados y qué deben establecer los países en desarrollo. Pero sin perjuicio de esa discusión creo que a países como los nuestros les toca ver temas como la construcción de ciudades: cómo modificar u orientar los patrones constructivos para orientarnos hacia el concepto de construcciones sostenibles.

¿A qué podrían comprometerse los países en desarrollo en términos de desarrollo de tecnologías?

Debemos pensar no solo en tecnologías que siempre identificamos con el adjetivo de “modernas”  sino también en las tecnologías ancestrales o tradicionales, que son fundamentales para enfrentar el cambio climático. Hay una vinculación con las tecnologías ancestrales que debe ser rescatada. Por ejemplo, cómo conservar el agua, algo vital para los países que están perdiendo la cobertura de sus glaciares. Estas tecnologías no necesitan una gran inversión. En países con pueblos ancestrales, como el Perú, hay una gran reserva de conocimientos ancestrales que no se aprovechan como deben ser.  En ese sentido las terrazas, los andenes y los reservorios son tecnologías a rescatar, integrándolas a la tecnología moderna para dar nuevas respuestas frente a nuevos retos.

Fuente: http://www.scidev.net/america-latina/cambio-climatico/especial/per-ministro-del-ambiente-y-la-cumbre-clim-tica-cop20.html

COP20 climate

The next UN climate summit, which will take place in Latin America, in Lima, Peru, is on the horizon (1-12 December). It is the last step towards the potentially pivotal 2015 summit in Paris, France, where a new international climate agreement to replace the Kyoto Protocol that was adopted in 1997 is expected to take shape.

In the run up to the Peru summit, the 20th session of the Conference of the Parties to the UN Framework Convention on Climate Change (COP 20), SciDev.Net talks to the country’s environment minister, Manuel Pulgar-Vidal, about the event, and science and technology’s role in addressing climate change.

What will be hardest topics to agree on at COP 20?

I think they will be the same old topics that have been dragging on since COP 15 in Copenhagen in 2009. Those to do with the principles of ‘common but differentiated responsibilities’, financing, countries’ legal obligations, technology transfer and international mechanisms to address loss and damage. It is interesting to see the recurrence of these same topics while we are getting closer to the end of the extended ‘commitment period’ that was granted to get a new agreement on climate change. Because of all this, it is a fact that a creative response is needed.

But there are still elements of polarisation?

There are indeed, but it is also very important to approach the discussion as a whole, as an integral problem. Topics like financing are linked to mitigation. This, in turn, is linked to issues such as technology transfer and forests. Financing is also linked to adaptability, which is, at the same time, linked to the most vulnerable countries: the small isolated states. Everything is interconnected. Unless we think of this negotiation as interconnected, we will fail. It is important to see how all these scenarios are integrated so we can obtain a better atmosphere of trust that generates a better understanding.

Are you optimistic about getting an agreement at COP 20?

I really think that the urge for a binding agreement on climate change is going to lead us to achieving that. But I am really certain it is going to have special characteristics: Kyoto is not going to repeat itself, this is a fact! The world has changed. Although there are principles still standing, like the principles of common but differentiated responsibilities, this does not mean that any country could be exonerated from fulfilling its duties.

How can the summit make developed countries, especially the United States and Japan, come to terms with legally binding reductions in emissions?

If we reach a decent level of comprehension about the need for all of us to contribute in one way or another to limit or reduce emissions of greenhouse gases to avoid future consequences, we can make it.

Under the system of ‘pledge and review’ agreed at COP 15 in Copenhagen, science was left out of the guidance for national emissions goals, with each country given the power to suggest its own mitigation measures. Could this be an obstacle for a significant agreement in 2015?

I do not think science was left out. I think there was a strategy to get agreement among the parties, so there was a goal-oriented decision to leave the agreement and future COPs in good standing.

In COP 15, it was believed that the process of getting a new agreement was dead. It was believed that the climate governance process — meaning all the countries involved in the new agreement — was also dead. COP 16 in Cancun, Mexico, had the virtue of resuscitating the process, but to make it succeed in the long term, it was necessary to take a new decision on the Kyoto Protocol, then due to expire in 2012. It was obvious that a new agreement was not going to be obtained immediately. What was obtained at the subsequent COPs was the acceptance of the idea that this process would take longer. This also meant that a new agreement on climate change would not be made until around 2015, coming into force by 2020.

The big question was what to do between 2012 and 2020? That is why the Kyoto Protocol got a new commitment period. For all of this, I think science was not put aside, it was simply recognised that the process had to stay alive and that we also needed a new transition period where rules were played down to make it easier to agree a new understanding. But science has always been present and it is going to be present whenever we start verifying the accomplishment levels of any new agreement.

Do you think the scientific community should put more pressure on governments about greenhouse gas emission reductions?

The scientific community plays an important role at national and global levels to make different predictions about the consequences of climate change and the measures we must take to confront it and minimise its aftermath.

Scientific information is essential to understand the future we are approaching. The logic of building economies that are resilient to climate change has a lot to do with science. I also think science plays an essential role in spreading information … and in determining how we should prepare and also in the way we reach those who have the power to decide politically.

Technological innovation is likely to play an essential role in the battle against climate change. What commitments should the international community make in this field?

I believe technological innovations will allow us to better confront our obligations on mitigation and improve our adaptation abilities. The big challenge is trying to get our energy production linked to alternative, renewable, non-conventional sources. All of this is totally linked to technology. That is the reason why technology transfer and capacity building are two of the topics to be discussed at the next COP.

The role of developed countries and what developing countries should do will be discussed there too. I believe countries like ours have to deal with topics like urban development, and modifying building methods to internalise the concept of sustainability.

What could developing countries commit in terms of technology development?

We must think not only about technology, which we always tend to think about and label as modern, but also about ancestral or traditional technology, which is essential to confront climate change. There is a link to ancient technologies that must be reinstated. For example, how to preserve water, a vital concern for countries losing their glaciers. These technologies need no big investment. In countries like Peru, with ancient peoples, there is a great reserve of ancient knowledge that is not used as much as it should be. It makes sense that terraces, platforms and reservoirs are ancient technologies that we must rescue to be integrated with modern technology as a new response to new challenges.

Q&As are edited for length and clarity.

Source: http://www.scidev.net/global/climate-change/feature/peru-environment-minister-cop20-climate.html

.

Más información:
http://www.cop20.pe/ck/peru-ministro-del-ambiente-y-la-cumbre-climatica-cop20-2/

 

 

Noticias MINAM

MINAM participa en espacio de diálogo para promover políticas públicas en beneficio del ambiente y los ciudadanos

Lima, 24 de abril de 2017.- El Viceministro de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Ministerio del Ambiente, Fernando León, participó en el lanzamiento del Caucus Conservacionista peruano, un espacio de discusión para el fomento y la promoción de políticas para el desarrollo sostenible y la conservación del capital natural, constituido por la Comisión


MINAM: Los negocios verdes ponen en relieve la conservación y el uso sostenible de los recursos naturales

Lima, 21 de abril de 2017.- La puesta en valor de la biodiversidad constituye una gran oportunidad para el sector privado en el Perú, a través del desarrollo de productos y servicios basados en el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales. La tendencia global, los compromisos internacionales como el Acuerdo de París y las acciones


Ministerio del Ambiente participó en la carrera NatGeo por el Día de la Tierra

Lima, 23 de abril de 2017.- Por tercer año consecutivo, se realizó la carrera NatGeo por el Día de la Tierra, en la que participó la ministra del Ambiente, Elsa Galarza, y los viceministros de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales, Fernando León, y de Gestión Ambiental, Marcos Alegre. Esta carrera tiene por objetivo concientizar


En San Juan de Lurigancho: MINAM realizó jornada de limpieza por el Día de la Tierra

Lima, 22 de abril de 2017.- En el marco de la celebración del Día Internacional de la Tierra, el Ministerio del Ambiente (MINAM) realizó una jornada de limpieza en el Asentamiento Humano Villa Campoy, en San Juan de Lurigancho, y efectuó una ceremonia de agradecimiento a la Madre Tierra, con el objetivo de promover una